Economía Circular: La urgencia medioambiental en Chile

El pasado viernes 23 de noviembre se realizó la Conferencia Economía Circular: La urgencia medioambiental en Chile, que contó con la participación de Guillermo González, jefe de la oficina de implementación legislativa y economía circular del ministerio del Medio Ambiente, quien destacó la importancia de este modelo y su influencia en la Ley 20.920, Marco para la Gestión de Residuos, la Responsabilidad Extendida del Productor y Fomento al Reciclaje, que “tiene por objeto disminuir la generación de residuos y fomentar su reutilización, reciclaje y otro tipo de valorización, a través de la instauración de la responsabilidad extendida del productor y otros instrumentos de gestión de residuos, con el fin de proteger la salud de las personas y el medio ambiente”.

Cabe recordar que esta ley le otorga nuevas competencias al ministerio del Medio Ambiente para la gestión de residuos en el ámbito del ecodiseño; certificación, rotulación y etiquetado; sistema de depósito y reembolso; mecanismos de separación en origen y recolección selectiva; mecanismos para manejo ambientalmente racional de residuos y mecanismos para prevenir la generación de residuos; y crea la Responsabilidad Extendida del Productor (REP) que regula la gestión de residuos de neumáticos, envases y embalajes, pilas, baterías, aceites lubricantes y aparatos eléctricos y electrónicos, dejando para una segunda etapa la regulación de los residuos orgánicos, construcción e industriales.

También estuvo presente en esta actividad Hernán Brücher, director del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), quien presentó las modificaciones al proyecto de ley que moderniza el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA), entregándoles mayor certeza jurídica a todos los actores y mejora el estándar de calidad de los procesos. “Esto implica un componente muy fuerte de descentralización, en el sentido que empodera a las regiones a través de las macrozonas, manteniendo la operación de las oficinas regionales del SEA, porque la mirada local es importante. Además, plantea una transición hacia una despolitización en la evaluación de proyectos”.

Por otra parte, durante la actividad se presentó el Proyecto Zyklus -desarrollado por la compañía alemana Reclay Group y Urbaser Danner- que será la primera planta de Separación Automatizada de Residuos Reciclables de Chile, la cual contribuirá al reciclaje de residuos domiciliarios en gran escala, principalmente envases y embalajes, con un nivel industrial en el país en línea con los desafíos de la Ley REP.

“Esta planta contará con tecnología de punta, de origen norteamericano y holandés, que permite clasificar y pre tratar residuos con potencial reciclable, para su posterior valorización, tendrá trazabilidad eficiente, permitirá entregar certificada la Meta de Recolección que establezca la Ley REP en Envases y Embalajes, recibirá residuos reciclables mezclados provenientes de la recolección segregada, y producirá lotes embalados clasificados, listos para su valorización y posterior reutilización en la elaboración de nuevos productos”, comentó Martine Oddou, Ingeniera de Proyectos de Urbaser Danner.

Por su parte, Lina Razeto, gerente general de GEOCICLOS, presentó el éxito que ha tendido el método para avanzar hacia la basura cero implementado en distintas comunas del país, destacando que los residuos domiciliarios en Chile se pueden dividir en 49% orgánicos, 6% vidrios, 2% envases de cartón para bebidas, 8% botellas plásticas, 3% latas, 20% descartables y 12% papeles y cartones. Con estas cifras, se pudo armar una hoja de ruta para diferentes comunas del país. “Por ejemplo, en Providencia se aplicó el programa compostaje y vermicompostaje domiciliario, que tiene 900 beneficiarios, financiamiento municipal y estima una reducción de 40% en los residuos y pronto se aplicará a condominios y edificios. Desde 2013 a la fecha hemos logrado bajar en un 64% la cantidad de residuos que van a vertedero con los distintos programas que hemos aplicado en distintas comunidades, considerando que en 2013 cada persona acumulaba 1,51 kilos de basura al día y con este programa actualmente sólo acumula un 0,41 kilo”.

Finalmente, se presentó el exitoso programa de reciclaje de baterías de automóviles e industriales que está desarrollando la empresa RECIMAT. Según sus propios estudios, una batería tarda 1.000 años en degradarse y en nuestro país se desechan 2.400 toneladas de baterías al mes, lo que equivale a 175.000 baterías o 34 canchas de fútbol mensuales.

“Con las baterías recicladas estamos haciendo lingotes de plomo refinado y exportamos alrededor de 800 toneladas mensuales, también hacemos otros productos como setting de plomo para calibrar chancadores en minería, laminas para aislación RX en laboratorios o ánodos de plomo para la electro-obtención de cobre, y así estamos contribuyendo a la economía circular, reutilizando las baterías, pasando del residuo a valor agregado y cuidando el medioambiente”, indicó Antonio Carracedo, gerente comercial de RECIMAT.

 

 

 

 

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: