Aguas Andinas avanza hacia emisión cero de residuos

Con la meta de llegar a la emisión cero de residuos, la principal compañía de servicios ambientales de Chile está transformando sus desechos en abono para la agricultura, gas natural, energía eléctrica y avanza al autoabastecimiento energético

La mayor empresa de servicios ambientales que abastece a Santiago ha ido disminuyendo sostenidamente su consumo de energía en los últimos años, al mismo tiempo que ha incrementado el uso de fuentes renovables. La empresa diseñó una política de eficiencia energética e implementó un sistema de gestión de energía que le permitió obtener la certificación ISO 50.001 para la Biofactoría Gran Santiago Trebal Mapocho en 2015 y para la Biofactoría Gran Santiago La Farfana en 2016.

Así, esta firma ha logrado minimizar el impacto de su cadena de producción en el medio ambiente y obtuvo en septiembre de 2017 el Sello de Eficiencia Energética del Ministerio de Energía en su categoría Gold.

Aguas Andinas, que cuenta con un ciclo integral que llega a casi 8 millones de habitantes de la capital, vio en la necesidad de descontaminar sus aguas servidas una oportunidad para dar un giro en su enfoque y ajustarlo al valor de la sustentabilidad y suscribir a los principios de la economía circular.

En concreto, ese cambio de foco ha llevado a que Aguas Andinas haya transformado sus plantas de descontaminación de aguas servidas en biofactorías ¿las primeras en el mundo¿ que procesan los desechos como materia prima para generar agua limpia para riego, biosólidos para la agricultura o para regenerar suelos degradados, biogás para uso residencial y para producir energía eléctrica y térmica.

En el caso del biogás, generado en la biofactoría La Farfana; se metaniza y se convierte en gas natural, para luego abastecer a casi 30 mil hogares de la capital. En la biofactoría Mapocho-Trebal, el biogás producido se utiliza para producir energía térmica y eléctrica, mediante motores alimentados con biogás. La energía producida abastece los procesos internos de la planta. De esta forma, se cumple un círculo virtuoso de producción.

También como parte del compromiso con el medioambiente que posee la firma chilena, está su laguna ambiental que mantiene dentro de la biofactoría Gran Santiago de la Farfana. En ella conviven 32 especies de aves y son un claro ejemplo del compromiso de la compañía por la protección a la biodiversidad.

HITO MEDIOAMBIENTAL

En el año 2000 la capital de Chile solo tenía el 3% de las aguas residuales descontaminadas, por ende, el 97% restante estaba contaminado en los cauces de la ciudad. En la actualidad, se descontamina el total de las aguas recolectadas en Santiago y el país, hito sin precedentes en la región. Precisamente de ese proceso de descontaminación de las aguas servidas es que se obtienen estos sub productos benéficos para el medioambiente.

Aguas Andinas tiene como meta la emisión cero para 2022. El CEO de la compañía, Narcís Berberana, afirma: “Queremos autogeneración absoluta energética y regeneración de espacios de biodiversidad, tanto en la naturaleza como dentro de las ciudades. Por su parte el presidente de Aguas Andinas, Guillermo Pickering, recalcó, ¿si en los años noventa la meta fue descontaminar el 100% de las aguas residuales, hoy el objetivo es alcanzar estándares ambientales más sostenibles. No se puede hablar de uso eficiente del agua sin contemplar la reutilización del agua, que será fundamental para garantizar el suministro a las ciudades del futuro”.

Una vez que Aguas Andinas alcance la autonomía energética, liberará más de 130 GWh por año que quedarán disponibles para otros usos. Esto llevará a que la empresa reduzca su huella de carbono, pero también sea un aporte en el compromiso que adquirió Chile con Naciones Unidas de implementar la Agenda 2030 de los Objetivos de Desarrollo Sustentables.

A %d blogueros les gusta esto: